Consejos para convertirte en un mejor compañero de entrenamiento

Además de hacer más divertido el tiempo pasado en el gimnasio, entrenar con un amigo puede incrementar la motivación y contribuye a que estés más cerca de alcanzar tus objetivos. Después de todo, los dos van a preocuparse mutuamente por sacarle el mejor provecho al entrenamiento.

Hoy compartimos algunos consejos que van a asegurar que ustedes y sus compañeros de entrenamiento vayan por buen camino.

Tienes que ser positivo

Enfrentemoslo, a veces no somos las personas más positivas, especialmente cuando estamos muy cansados o cuando acabamos de enfrentar desafíos. Afortunadamente con una buena mentalidad vas a superar esos obstáculos. No debes permitir que esa voz interna de auto-duda tome el control, tienes que presionarte e ir más allá de tus límites incluso cuando ya no puedas más.

Cuando se trata de ser un buen compañero de entrenamiento, primero debes presionarte a ti mismo y mantenerte positivo en las situaciones más difíciles, luego serás capaz de motivar a tu amigo para que haga lo mismo.

Mantén motivado y alienta a tu compañero regularmente

Seguramente se van a presentar días en los que tú o tu compañero de entrenamiento se van a sentir desganados y sin motivación para entrenar. En esos momentos es útil que des tu mayor esfuerzo para mantenerte disciplinado y que seas fuente de motivación no sólo para ti mismo, sino también para tu amigo. Así que asegúrate de mantener el ánimo tanto como puedas, incluso en los peores momentos Tu compañero de entrenamiento apreciará que hagas eso por él.

Pon un buen ejemplo haciendo las cosas que dices

Es más fácil decir que hacer. Por eso siempre es importante que tus acciones coincidan con tus palabras. Así que cuando le dices a tu amigo que van a entrenar 3 veces a la semana, entonces sigue adelante y asegúrate de que eso suceda. Cumple tu palabra y se un buen ejemplo, quizás hasta inspires a tu compañero de entrenamiento y ambos estarán motivados.

No inventes excusas

En algún momento vas a sentirte tentado a dar excusas y tal vez sólo lances algunas patadas en vez de toda la serie. Es allí cuando debes mantenerte disciplinado y eliminar de tu vida a todas las excusas Si te das cuenta de que tu compañero de entrenamiento constantemente recurre a las excusas, entonces dile (con respeto) que no lo haga y asegúrate de que no vuelva a suceder.

Planteen objetivos comunes y hagan un plan

Es cierto que está bien trabajar en objetivos individuales, pero también pueden reunirse con su amigo y fijar algunas metas comunes en las cuales podrán trabajar. Ayuda que tu compañero de entrenamiento tenga una agenda similar a la tuya, con eso podrán programar horarios cómodos.

También pasarán más tiempo hablando y evaluando sus progresos, así se van a dar cuenta cuál es el siguiente paso, especialmente cuando ya has alcanzado algunos logros y quieres ir por más.

Articulos